Estudios científicos revelan cómo se siente morir

¿Qué se siente morir? Hay algunos momentos en la vida en los que por un instante dejamos de existir: un beso apasionado, un abrazo, un orgasmo, y cuando dormimos; aunque tal vez sólo a través del sueño es como podemos realmente experimentar el dejar de existir, porque nuestros sentidos se apagan y durante algunas horas dejamos de ser nosotros mismos. Podría decirse entonces que dormir es la experiencia más cercana a la muerte, dejando a un lado los sueños. Nunca nos enteraríamos si un día ya no despertáramos, pero, ¿qué pasaría si la muerte nos sorprende estando despiertos? Suponiendo que se tratase de una muerte natural, ¿podríamos saber que de hecho estamos muriendo?

Muchos pacientes que han tenido una experiencia cercana a la muerte han declarado tener extrañas sensaciones como sentir algo se desprende de su cuerpo, ver la luz al final del túnel o tener la sensación de paz y serenidad absoluta. Aunque existen estudios alrededor del tema, como tal no existe evidencia científica para hablar con certeza de lo que hay después de la muerte. Lo más probable es que las experiencias que relataron estos pacientes sean más bien una reconstrucción a partir de las imágenes que hemos creado alrededor de la muerte a partir de una memoria colectiva. Pero, ¿de dónde vienen estas imágenes? Ciertamente tienen un origen, pero es más bien biológico.


qué se siente morir


Cuando nos vemos expuestos en una situación de peligro, diferentes zonas del cerebro se pueden activar resultando en sensaciones extrañas que se han visto asociadas con el fenómeno de experimentar la muerte. Por ejemplo, un bajo abastecimiento de sangre y de oxígeno en los ojos causado por algún traumatismo puede dar la sensación de la luz al final del túnel; sentir que abandonamos nuestro propio cuerpo es muy común cuando sucede la transición entre el estado de sueño y el de vigilia, y otros delirios son asociados con desórdenes mentales, como la esquizofrenia, que provoca cambios en la corteza cerebral, o el síndrome de Cotard, una enfermedad mental que hace sentir a quienes la padecen que han fallecido.

Muchas de estas sensaciones pueden ser causadas por los intentos del cerebro para tratar de entender el evento traumático. Según la Sociedad Química de Estados Unidos, cuando el ser humano siente la inminencia de su muerte, primeramente experimenta el miedo, en orden de obedecer a la respuesta evolutiva de reaccionar o escapar. El miedo provoca la segregación de adrenalina, aumentando el ritmo cardíaco y agudizando los sentidos, lo que nos hace más susceptibles a percibir más intensamente, y esto explicaría toda clase de experiencias que se generan cuando estamos en peligro de morir.


qué se siente morir

La ciencia afirma que las experiencias cercanas a la muerte tienen una base neurofisiológica o psicológica. De la misma manera en que podemos sentir el amor, la felicidad o la depresión, son funciones que están coordinadas por el cerebro y que además, comparten las mismas regiones cerebrales, por lo que no es de extrañarse que se puedan repetir en diferentes momentos de nuestras vidas.

Es normal que muchas personas se nieguen a creer que estos fenómenos tienen una explicación científica y que afirman haberlos vivido de primera mano. Aunque por el momento no puedan confirmarse estas teorías, la humanidad sigue aferrándose a ellas por necesidad, miedo y la búsqueda de la vida después de la muerte. Exista o no la eternidad después de la vida terrenal, es una realidad que pasamos a formar parte de nuestro entorno. Diría Lavoisier, la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma.

Comentarios

comentarios