Hombre tuvo sexo con un coco durante una semana. Y su historia se volvió una horrenda pesadilla

“Cada vez que quería masturbarme simplemente lo sacaba de debajo de la cama y cogía ese delicioso agujero”. ¡Es asqueroso!

Soy una convencida que no soy nadie para juzgar los gustos sexuales de las personas, a cada uno le gusta lo que le gusta y le excita lo que le excita. Todos tenemos nuestros secretos más íntimos que no le revelamos a todo el mundo.

Es muy probable que algo que a mí me parezca placentero, para otros sea desagradable. Así que teniendo en cuenta esta filosofía de vida, los invito a revisar esta triste historia.

Un usuario de Reddit decidió que era buena idea no sólo contar su experiencia cogiendo con un coco -sí, la fruta-, sino que también contarlo todo en la plataforma.

 

 

Y sólo un pequeño spoiler: no fue, en absoluto, una buena idea.

La historia parte con el hombre relatando cómo demoró más de 20 minutos en hacerle un agujero al coco que le permitiera introducir su miembro.

“Decidí que necesita algo de lubricante así que agarré la primera cosa resbalosa que encontré -mantequilla-, lo unté en el coco antes de meter mi carne. Cogí con el coco y de hecho se sentía bastante bien, así que metí el coco bajo mi cama y seguí con mi día”.

Y ok, cada uno con lo suyo, quizá el chico pensó que era algo interesante de probar. No lo condenaría tanto, si hubiese sido cosa de UNA VEZ.

“Por la siguiente semana el coco fue mi salvador. Cada vez que quería masturbarme simplemente lo sacaba de debajo de la cama y cogía ese delicioso agujero que se hacía cada vez mejor por la acumulación de mi semen y la mantequilla que actuaban como lubricante. Era el cielo”.

Amigo, en verdad mete tu pene donde quieras, pero como mínimo deberías limpiar un poquito el coco si quieres seguir usándolo de forma tan constante.

“A la semana empecé a notar más moscas de las usuales, al igual que un extraño y poco placentero olor en mi cuarto. Tenía que ser el coco, ¿cierto? Así que decidí cogerlo una vez más, tirarlo y conseguir uno nuevo”.

“Verán, la razón del incremento en el número de moscas era que el coco era el perfecto lugar para poner huevos. Mientras penetraba el coco una última vez, empecé a sentir algo extraño moviendo. Extrañado, saqué mi pene y descubrí que estaba cubierto en mantequilla y semen podrido, y LLENO DE MALDITOS GUSANOS.Se estaban moviendo por toda la cabeza de mi pene y algunos estaban tratando de meterse en mi uretra. Grité, lancé el coco contra la pared lo que empeoró totalmente la situación.

 Cada uno hace lo que quiere, pero amigo en verdad, ¿CÓMO PENSASTE QUE ESTO ERA UNA BUENA IDEA?

Comentarios

comentarios