Viajes en pareja que puedes hacer en un día por menos de mil pesos

Buscar vuelos baratos, esperar que las estaciones, las fechas y hasta los astros se alineen; buscar unos días libres para alejarse de todo y finalmente salir de la rutina hacia un exótico y distinto lugar. Viajar parece muy complicado, pero hay ciertos puntos que no necesitan de algo tan complejo. Basta con despertarse temprano, empacar ligero y salir ganándole a los primeros rayos del sol (también es valido salir a plena luz del día, pero recomendamos aprovechar el momento al máximo) y adentrarse en el camino para así tener uno de los mejores viajes de tu vida en tiempo récord.

No se trata de ir lejos, muchas veces la aventura, historia, cultura y más se encuentran a unos minutos o pocas horas de distancia, convirtiendo un viaje exprés en una aventura inolvidable. Piensa que si en un fin de semana te dedicas a descansar, ver películas y series acostado en tu sala o incluso en tu cama, bien podrías aprovechar ese tiempo recorriendo las calles de algún Pueblo Mágico. Turismo para todos los gustos, platillos exquisitos, romance y mucho más te espera, el presupuesto es opcional, pero los siguientes son opciones para que tú y tu pareja o algún ser querido conozcan en un viaje de ida y vuelta, pues con menos de mil pesos pueden transformar un fin de semana en una experiencia que los unirá y cambiará para siempre.

Zacatlán de las manzanas en Puebla

Uno de los pueblo en los que debes ir bien abrigado. La naturaleza se mezcla con un pequeño pero amigable pueblo del que te enamorarás al instante. Desde su hermosa iglesia hasta el museo de la relojería y su impresionante cascada, siempre habrá algo interesante que hacer en Zacatlán. Antes de regresar, no olvides pasar por el Valle de las Piedras Encimadas, aventura que nunca olvidarás. Comiendo en El Mirador, podrás gozar de una hermosa vista de todo el paisaje y aún tendrás dinero de sobra para regresar.


Bernal en Queretaro

 

pueblos en mexico bernalLas casetas no serán un problema si sales desde el norte de la ciudad y al llegar a Bernal, te impresionarás con la inmensa Peña, la cual es el principal atractivo de este Pueblo Mágico. Llegar temprano y degustar del pan recién horneado que los restaurantes tienen listo, beber algo de café y aventurarse a la peña es un ritual habitual. Hay distintas veredas para recorrer o escalar el monolito, cada una con un nivel de dificultad para que primerizos y también expertos puedan divertirse y sacar el mayor provecho a la Peña. En el centro puedes disfrutar de una fría cerveza y algunas deliciosas quesadillas o gorditas. Finalmente por la noche puedes deleitarte con las callejoneadas que te harán querer regresar a Bernal lo antes posible.
Tepoztlán en Morelos

 

Uno de los destinos más cercanos si sales desde el sur de la Ciudad de México. En Tepoztlán puedes sentir el calor característico de Cuernavaca, puedes subir El Tepozteco y al bajar gratificarte con una cerveza muy fría. Perfecto para pueblar, este sitio te permite alejarte de la concurrida ciudad y adentrarte en un espacio bohemio y relajado que es tan espectacular de día como de noche.

 
Parque Nacional Izta-Popo en el Estado de México

 

La majestuosidad no se encuentra en otros países, de hecho está realmente cerca. Viajar al sitio turístico de los volcanes más famosos de México es realmente sencillo, aunque debes ir preparado física y mentalmente pues el frío puede ser abrumador, pero el sol también puede causar estragos en tu piel al encontrarte en un lugar tan peculiar. El senderismo es una actividad que te acercará con la naturaleza de formas inimaginables. Caminar, pensar, observar; es una actividad que sin darte cuenta te cambia por siempre y con las majestuosas vistas naturales, seguramente pronto querrás regresar a este parque.

 
Real del Monte en Hidalgo

 

A unos minutos de la ciudad de Pachuca, se encuentra Real del Monte. Indispensable visitar el Museo del paste, el Panteón Inglés, las minas y los recorridos nocturnos a través de las calles del pueblo. Arte y cultura se respiran en este lugar, no importa la hora a la que llegues, siempre habrá algo esperando ser descubierto.

Salir y regresar en un día puede ser cansado, pero al despertar en la comodidad de tu hogar al día siguiente con un recuerdo tan distinto al de los otros fines de semanas, es cuando esa tradición de quedarse en casa viendo alguna película en Netflix se aprecia mucho más.

Comentarios

comentarios