Vivió 20 años con ardor en la vagina y pensó que eran herpes. Al ver su diagnóstico, era muy tarde

¡Que no te pase a ti!

 

Jamás tenemos que ignorar lo que nos dice nuestro cuerpo. Si una parte duele es por algo y te está avisando cómo puede lo que está sucediendo. Si la recomendación de un doctor no es suficiente para ti busca otra que se acomode y listo. Es tu salud de la que estamos hablando. Una mujer pasó 20 años con un intenso picor en la vagina, pero siempre que acudía al doctor le decía que eranherpes o aftas. El diagnóstico era mucho peor.

Clare Baumhauer vivió por 20 años con una terrible picazón en la vagina, y por ello había acudido varias veces a su doctor, quién siempre le decía que probablemente tenía cistitis, aftas o herpes.

Fue al menos 10 veces antes de que se le diera su verdadero diagnóstico: cáncer vulvar.

Clare dijo: “Me dijeron que tenía cistitis, pero un día me cansé de que me dijeran lo mismo. Tenía los mismos síntomas, picazón y ardor, diciéndome incluso que tenía menopausia. Nunca había oído hablar del cáncer vulvar, y los médicos no habían detectado los síntomas a tiempo”.

Dice que está enojada de que no lo hayan descubierto en todas las veces que fue al médico. Si se le hubiera diagnosticado hace cinco años, no se habría transformado en cáncer. Imagina que sólo hay un 5% de probabilidad que pase eso, y gracias a la negligencia del doctor, sucedió.

“Ahora mi médico sabrá que si alguien tiene síntomas similares a los míos es cáncer, el problema es que muchos otros doctores lo pasan como herpes, como fue mi caso”.

Es terrible pensar que una enfermedad de tal magnitud se pueda confundir con simples herpes, pero según ella es más común de lo que uno cree.

Clare dice que iba y volvía constantemente de los médicos y la falta de resultados la hizo buscar otro doctor, habiendo estado con el mismo por más de 10 años.

Pero cuando el dolor se volvió insoportable, fue a ver a un médico diferente para hacerse la prueba de cáncer.

“Me dolía mucho sentarme, y en enero de 2016 se había convertido en un tipo de úlcera”.

Cuando se cambió a una doctora que no conocía, ella le volvió a decir que podían ser aftas. Clare volvió a decir que no.

“Entonces, puede ser cancer de vulva” dijo la doctora, y efectivamente lo era.

Clare afirma que tuvo cirugías para extirpar un tumor, y tomó parte en un ensayo médico antes de someterse a radioterapia para matar el cáncer.

Los ganglios linfálicos de Clare comenzaron a hincharse y ella fue llevada al hospital mientras estaba un fin de semana en Butlins en diciembre de 2016.

Pasó la víspera de Año Nuevo 2016 en el hospital, donde se le diagnosticó la celulitis por infección de la piel y se le extirparon seis ganglios linfáticos.

Clare fue devuelta al Hospital St. Thomas para que sus ganglios linfáticos fueran drenados, pero aún necesitaba más sesiones de radioterapia. El problema es que la radioterapia le desencadenó una menopausia temprana, pero hoy ya se está recuperada y quiere llamar a aumentar la conciencia con el cáncer de vulva.

“No te avergüences, ve al médico y pregunta por qué tienes que ir y venir”.

“Mi condición se remonta a años atrás y fácilmente fui 10 veces al doctor, deberían haber notado que había una diferencia entre mis síntomas y la candidiasis o cistitis”.

Además, advierte que no sólo ataca a gente más vieja, aunque sea usual verlo en mujeres de 70 a 90 años, también muchas jóvenes lo están padeciendo en estos momentos.

¿Cómo detectar el cáncer de vulva?

Las mujeres con esta afección con frecuencia tendrán picazón alrededor de la vagina durante años y pueden haber usado diferentes cremas para la piel. También pueden tener sangrado.

Otros cambios pueden ocurrir alrededor de la vulva, como lunares o pecas, protuberancias o lesionesc cutáneas.

Si tienes algunas de estos síntomas no está de más ir con el doctor, ¡cuídate y que no te suceda lo mismo que a esta mujer!

Comentarios

comentarios